Medigus - MUSE™ SYSTEM

Medicamento contra el reflujo ácido vinculado a más del doble de riesgo de cáncer de estómago según un estudio

Press Association, The Guardian

Hay más de 50 millones de recetas de inhibidores de la bomba de protones en el Reino Unido, aunque estos medicamentos han sido relacionados con efectos secundarios y un mayor riesgo de muerte.

Estos fármacos comúnmente utilizados para tratar el reflujo ácido están relacionados con un riesgo más de dos veces mayor de desarrollar cáncer de estómago, según los investigadores.

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) reducen la cantidad de ácido producido por el estómago y se usan para tratar el reflujo ácido y las úlceras estomacales.

Un estudio publicado en la revista Gut identificó una asociación entre el uso a largo plazo del medicamento y un riesgo 2,4 veces mayor de desarrollar cáncer de estómago. En el Reino Unido, se cursan más de 50 millones de recetas de IBP cada año, pero se han relacionado con efectos secundarios y un mayor riesgo de muerte.

Los investigadores habían identificado previamente un vínculo entre los IBP y un mayor riesgo de cáncer de estómago, pero nunca en un estudio que primero eliminara una bacteria sospechosa de alimentar el desarrollo de la enfermedad.

La investigación realizada por la Universidad de Hong Kong y el University College de Londres descubrió que, después de eliminar la bacteria Helicobacter pylori, el riesgo de desarrollar la enfermedad seguía siendo aumentado, en función de la dosis y la duración del tratamiento con IBP.

Compararon el uso de IBP con otro grupo de medicamentos que limitan la producción de ácido, denominados bloqueadores H2, en 63.397 adultos. Los participantes seleccionados fueron tratados con una terapia triple, que combina IBP y antibióticos para eliminar la bacteria H. pylori durante una semana, entre 2003 y 2012.

Luego, los científicos los supervisaron hasta que desarrollaron cáncer de estómago, murieron o llegaron al final del estudio a finales de 2015.

Durante este período, 3.271 personas tomaron IBP durante un promedio de casi tres años, mientras que 21.729 participantes tomaron bloqueadores H2. Un total de 153 personas desarrollaron cáncer de estómago, ninguna de las cuales dio positivo por H pylori, pero todas tenían problemas de inflamación del estómago de larga duración, según el estudio.

Si bien se descubrió que los bloqueadores H2 no están relacionados con un mayor riesgo de cáncer de estómago, los IBP estuvieron conectados con un aumento del riesgo a más del doble.

El uso diario de IBP se asoció con un riesgo de desarrollar la enfermedad que fue más de cuatro veces mayor (4,55) que aquellos que los tomaron semanalmente. De manera similar, cuando el medicamento se usó durante más de un año, el riesgo de desarrollar cáncer de estómago aumentó cinco y hasta ocho veces después de tres o más años, indican los hallazgos.

El estudio concluyó que no se podía establecer ninguna relación de causa-efecto firme, pero que los médicos deberían "tener precaución al prescribir IBP a largo plazo ... incluso después de haber erradicado la bacteria H pylori".

En respuesta al estudio, Stephen Evans, profesor de farmacoepidemiología en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo: "Muchos estudios observacionales han encontrado efectos adversos asociados con los IBP.

"La explicación más plausible de toda la evidencia acumulada sobre este tema es que aquellos que toman IBP, y especialmente aquellos que siguen tomándolos a largo plazo, tienden a estar más expuestos a diversas afecciones que quienes no los toman".

Lea el artículo completo

Descargar catálogo

Descargar catálogo