Medigus - MUSE™ SYSTEM

La acidez estomacal se asocia con mayores probabilidades de cáncer de cabeza y cuello

Robert Preidt, HealthDay News

Millones de estadounidenses mayores padecen las molestias del reflujo ácido crónico. Ahora, una nueva investigación sugiere que esta afección podría aumentar sus probabilidades de padecer enfermedades aún más peligrosas: cánceres de cabeza y cuello.

La investigación no puede probar que exista una relación causa-efecto, y las probabilidades de que una persona con acidez estomacal crónica desarrolle uno de estos cánceres relativamente raros sigue siendo baja, señalan los expertos.

Pero el estudio realizado con casi 28,000 estadounidenses mayores de 65 sí que mostró la existencia de un mayor riesgo.

Globalmente, un historial de enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE), el término clínico para la acidez estomacal crónica, se relacionó con casi el triple de posibilidades de desarrollar cánceres de la laringe; una probabilidad 2,5 veces mayor de cánceres de faringe (parte superior de la garganta); el doble del riesgo de cánceres de amígdalas; y una probabilidad un 40 por ciento más alta de cánceres en los senos paranasales.

Los cánceres de cabeza y cuello, del tracto digestivo superior y respiratorio, causan más de 360.000 muertes en todo el mundo cada año, señalan los investigadores.

El nuevo estudio fue dirigido por el Dr. Edward McCoul, de la Fundación Clínica Ochsner en Nueva Orleans, y publicado el 21 de diciembre en la revista JAMA Otolaryngology Head & Neck Surgery.

Un gastroenterólogo dijo que los hallazgos no son sorprendentes, dado lo que se conoce el efecto del reflujo ácido en los tejidos sensibles.

"El reflujo del estómago puede ascender hacia el esófago, el tubo digestivo entre la boca y el estómago", explica el Dr. Anthony Starpoli. Afirma que los mismos jugos "pueden invadir la garganta, las fosas nasales y los pulmones, causando inflamación [crónica]".

El vínculo entre la ERGE y otro tipo de tumor, el cáncer de esófago, es bien conocido, afirma Starpoli, director asociado de endoterapia esofágica en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

En el nuevo estudio, el equipo de McCoul estudió los datos de 13,805 personas mayores de Estados Unidos que habían tenido cáncer del tracto respiratorio y del tracto digestivo superior entre 2003 y 2011. Sus antecedentes médicos se compararon con el mismo número de personas de la misma edad sin cáncer.

Si bien el estudio encontró una asociación entre la ERGE y los cánceres de cabeza y cuello, el equipo de McCoul señala que los datos que obtuvieron no incluían información sobre el historial de tabaquismo y consumo de alcohol de cada paciente. Ambos hábitos son los principales factores de riesgo en el cáncer de cabeza y cuello, indican los autores del estudio, por lo que se necesita más investigación para interpretar los hallazgos.

El Dr. David Hiltzik dirige la unidad de otorrinolaringología en el Hospital Universitario de Staten Island en la ciudad de Nueva York. Comentando los hallazgos, está de acuerdo en que el estudio no fue diseñado para demostrar la existencia de una relación causa-efecto.

Sin embargo, el Dr. Hiltzik cree que la acidez estomacal crónica sigue siendo un posible elemento carcinógeno y requiere tratamiento cuando ocurre.

"Sabemos clínicamente que el reflujo ácido causa problemas durante toda la vida en estas áreas en la cabeza y el cuello", dijo. "Este estudio refuerza el hecho de que tenemos que abordar estos problemas de manera temprana y quizás más agresiva. Creo que los pacientes deberían estar más al tanto de los graves efectos a largo plazo que pueden tener su dieta diaria y su estilo de vida".

Leer el artículo completo

Descargar catálogo

Descargar catálogo