Medigus - MUSE™ SYSTEM

Un medicamento común para la acidez puede aumentar el riesgo de muerte prematura

By Nick McDermott, The Sun

Las pastillas para la acidez que toman millones de personas pueden aumentar el riesgo de muerte prematura hasta un 50 por ciento, advierten los científicos.

Los expertos afirman que pueden ser responsables de miles de muertes en todo el mundo cada año.

Los medicamentos, denominados inhibidores de la bomba de protones o IBP, aumentan las probabilidades de morir por todas las causas hasta en un 50 por ciento en comparación con otras pastillas para la indigestión.

Su uso se ha incrementado porque la epidemia de obesidad ha aumentado los casos de reflujo ácido, la causa de la acidez severa.


Estas pastillas solo deben tomarse durante un máximo de cuatro semanas.

Pero muchos pacientes acaban tomándolas durante meses o incluso años, ya que los médicos les facilitan nuevas recetas.

Otros estudios los han relacionado con accidentes cerebrovasculares, infertilidad masculina y daño renal.

Los científicos que han realizado estos últimos y preocupantes hallazgos piden restricciones más estrictas sobre su uso.

Un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington en San Luis estudió a más de 270,000 personas para ver cuántas de ellas murieron en los cinco años posteriores a la administración de estos medicamentos.

Los resultados, publicados en BMJ Open, revelan que aquellos que los tomaron durante un año o más tenían un 50 por ciento más de probabilidad de morir por cualquier causa en un plazo de cinco años que los que recibieron bloqueadores H2, otro remedio para la acidez estomacal.

Incluso el uso a corto plazo aumenta el riesgo en un 25 por ciento, observaron los investigadores.

Indican que, por cada 500 personas que toman las pastillas durante un año, se produce una muerte adicional.

Teniendo en cuenta los millones de personas que toman IBP en todo el mundo, esto podría traducirse en "miles de muertes adicionales cada año", indican.

El investigador principal, Dr. Ziyad Al-Aly, dice: "Las personas tienen la idea de que los IBP son muy seguros porque están disponibles. Pero existen riesgos reales al tomar estos medicamentos, particularmente durante largos períodos de tiempo".

"A los pacientes se les recetan IBP por una buena causa médica. Pero luego los médicos no interrumpen su administración y los pacientes simplemente siguen pidiendo más y más recetas".

Expertos de la Royal Statistical Society británica instan a los pacientes a no dejar de tomar IBP sin el asesoramiento de sus médicos.

Según ellos, el exceso de muertes podría deberse a una enfermedad subyacente, y no a los medicamentos.
Lea el artículo completo

Descargar catálogo

Descargar catálogo