Medigus - MUSE™ SYSTEM

¿Pueden los medicamentos comunes para la acidez aumentar el riesgo de ictus?

Una categoría popular de medicamentos para la acidez estomacal, como Nexium, Prevacid, Prilosec y Protonix, puede aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular, según sugiere un estudio reciente.

Conocidos como inhibidores de la bomba de protones (IBP), estos medicamentos aumentaron el riesgo general de ictus en un 21 por ciento, según el autor principal del estudio, el Dr. Thomas Sehested.

Sin embargo, el riesgo parece ser debido a personas que toman altas dosis, agrega el Dr. Sehested, director de investigación de la Danish Heart Foundation en Copenhague.

"Las personas tratadas con una dosis baja de IBP no presentaron un alto riesgo de ictus", comenta. "Las tratadas con las dosis más altas de IBP presentaron el mayor riesgo de accidente cerebrovascular".

El grado del riesgo también depende del IBP específico tomado.

En dosis altas, el riesgo de ictus estuvo entre el 30 por ciento para lansoprazol (Prevacid) y el 94 por ciento para pantoprazol (Protonix), según los investigadores.

Takeda Pharmaceutical, fabricante de Protonix, un medicamento con receta, no respondió a una solicitud de comentarios.

Los IBP afectaron específicamente el riesgo del tipo de ictus más común, el accidente cerebrovascular isquémico, que ocurre cuando un coágulo bloquea el flujo sanguíneo al cerebro.

Los inhibidores de la bomba de protones tratan la acidez estomacal bloqueando las células productoras de ácido en el revestimiento del estómago.

Investigaciones previas y otros riesgos

Estudios previos han asociado el uso de IBP con afecciones cardíacas, ataques cardíacos y demencia, según Sehested.

Sin embargo, debido a su diseño, el nuevo estudio no puede establecer una relación directa de causa-efecto entre estos medicamentos para la acidez estomacal y el riesgo elevado de ictus. La investigación solo muestra que existe una asociación.

Durante unos seis años de seguimiento, casi 9.500 pacientes tuvieron su primer accidente cerebrovascular isquémico. Para este estudio, los investigadores analizaron los registros de casi 245.000 pacientes daneses, con una edad promedio de 57 años. Todos habían sido sometidos a una endoscopia, un procedimiento utilizado para identificar las causas del dolor de estómago y la indigestión.

Los investigadores verificaron si el accidente cerebrovascular ocurrió mientras los pacientes tomaban cualquiera de estos IBP: omeprazol (Prilosec), esomeprazol (Nexium), Prevacid o Protonix. Los investigadores también estudiaron otra clase de antiácidos, conocidos como bloqueadores H2, entre los que se incluyen Pepcid y Zantac.

El equipo de investigación encontró un mayor riesgo con el uso de IBP, pero no con los bloqueadores H2. La relación se mantuvo incluso después de que los investigadores ajustaran los resultados por otros factores de riesgo de ictus y enfermedad cardíaca, según Sehested.

Los resultados fueron programados para su presentación el martes en la reunión anual de la American Heart Association, en Nueva Orleans. Los hallazgos deben considerarse preliminares hasta que sean revisados por pares para su publicación en una revista médica.

No se sabe con seguridad por qué los IBP pueden tener un efecto nocivo sobre la salud del corazón, comenta Sehested. Señala que los IBP pueden reducir los niveles de productos bioquímicos que son importantes para el mantenimiento de los vasos sanguíneos. Sin esos productos bioquímicos, la gente podría experimentar un endurecimiento de las arterias, teoriza.

Consulte a un médico sobre el uso de IBP

La mayoría de los IBP ahora están disponibles sin receta, y los médicos están preocupados de que las personas tomen los medicamentos cuando no deberían hacerlo, indica el Dr. Philip Gorelick, director médico del Mercy Health Hauenstein Neuroscience Center en Grand Rapids, Michigan.

"Muchas personas siguen tomando estos medicamentos durante períodos prolongados de tiempo, o usan estos medicamentos para indicaciones que son sospechosas o que no están aprobadas por la FDA", dice Gorelick. "Es algo con lo que hay que tener mucho cuidado".

Tomar los fármacos durante un período más corto o en dosis más bajas puede resultar más seguro, agrega.

Las personas que necesitan un IBP y les ha sido recetado por un médico deben continuar usándolo, comenta Sehested.

Sin embargo, las personas que hayan comenzado a tomar IBP sin la orientación de un médico, o que los sigan tomando después del período prescrito, deben hablar con su médico acerca de si deben eliminar o no la medicación.

"Muchas personas están usando estos medicamentos sin una indicación clara, como un diagnóstico claro que demuestre que deben usar estos medicamentos todos los días", afirma Sehested. "Deberían pensar en dejar estos medicamentos".

Descargar catálogo

Descargar catálogo